Blog

El TPS

Los migrantes también tienen sus derechos

Por: Lic. Guillermo Ventura

Foto: Inmigración.com

En 1990 El Salvador se convirtió en el único país al que el Congreso de Estados Unidos de América le concedió el TPS (Por sus siglas en ingles), ¿Qué es el TPS? “Estatus de Protección Temporal; es un programa extendido por Estados Unidos de América a inmigrantes de países afectados por desastres naturales o exposiciones de violencia, siendo escenarios que impiden el regreso seguro a sus lugares de origen; bajo el argumento que El Salvador había enfrentado una Guerra Civil, la cual debilitó los tejidos sociales, que evidenció la crisis económica, social y política que enfrentaba el país en la década de los 90.

Este programa fue extendido en varias ocasiones, re-inscribiéndose los salvadoreños durante años, El Departamento de Seguridad de Estados Unidos argumentó que El Salvador aún mantenía problemas en las condiciones de vida en el país producto de desastres naturales como el Mitch (Huracán), violencia inseguridad convirtiéndose en uno de los obstáculos principales para el desarrollo económico de El País.

Esto se encuentra regulado en la sección 244 de la Ley de Inmigración de los Estados Unidos de América. Pero es el caso que El Gobierno de los EE.UU a través de su Departamento de Seguridad Nacional, canceló el TPS para los salvadoreños otorgando un plazo hasta el mes de septiembre del 2019, dentro del cual los salvadoreños tienen que legalizar su situación en los Estados Unidos de América.

Este deja a más de 195,000 inmigrantes al borde de la deportación. Aquí es donde se plantea un dilema de la moral,  ¿Qué es lo justo? ¿se debe crear una ley que otorgue un estatus legal permanente? Existe incertidumbre al plantearse que sucedería si existe una deportación masiva de salvadoreños ¿existiría una crisis humanitaria en El Salvador? ¿Se encuentra preparado el Estado Salvadoreño para recibir a más de mil inmigrantes? ¿Qué harán ellos en el país? ¿Existen fuentes de empleo en El Salvador?

Contestando a esta última interrogante según estudios recientes de la Dirección General de Estadísticas de Economía para el 2016 en El Salvador  la población desempleada era de 204.636 personas equivalente a una tasa del 7%; por una parte las remesas familiares son un oasis para la economía de esta nación, lo cual afectaría de forma abrupta e irremediable la economía del País ya que según datos de la DGEE en El Salvador en el 2016 el ingreso por remesas represento el 17.1% del Producto Interno Bruto ante esta situación.

Otro punto a tomar en cuenta en la separación de las familias, algunos tendrán un estatus legal permanente otros no podrán tener este beneficio, esto implicaría su deportación y separación de su círculo familiar.

En base a la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 29 establece que “Toda persona tiene Derecho a que se establezca un orden social internacional en que los derechos y libertades proclamados en esta declaración se hagan plenamente efectivos” en relación a su artículo 2, 7, de la misma declaración en donde se establece que no debe existir discriminación en base a la nacionalidad de una persona.

Es por ello que las Naciones Unidas a través de sus comisiones ha establecido según el Relator Especial de los Derechos Humanos de los Migrantes y el Comité sobre los Derechos de los trabajadores migratorios han declarado de manera inequívoca que si bien los países tienen derecho soberano de decidir las condiciones de entrada y residencia en sus territorios también tienen la obligación de respetar, proteger, y cumplir con los derechos humanos de todas las personas que están bajo su jurisdicción.

Se debe velar por una estrategia migratoria basada en los Derechos Humanos en donde se situé al migrante como el centro de medidas políticas y de coordinación de la migración, la cual preste atención a la situación de los grupos de migrantes marginados y desfavorecidos, este enfoque permitirá que se incluyan a los inmigrantes en estrategias y planes de acción nacionales pertinentes; se debe estar contra el racismo y la Xenofobia, los migrantes están por encima de ambas y es necesario que se consideren como seres humanos.

Por lo cual considero que es necesaria la creación de una ley que ampare el estatus legal de los inmigrantes afectados por el TPS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *