Blog Ensayos Secuencias

Los Movimientos Sociales son importantes para la vida democrática de cualquier país

Desde la historia es fácil ver que ni los partidos políticos, ni los golpes de estados, ni la guerra, han logrado conquistar lo que el pueblo organizado obtuvo a lo largo de la historia de la movilización social.

Por: Jennifer Romero/Comunicación Política

foto: telesur

Los Movimientos Sociales en El Salvador, se han convertido en el método más práctico para poder protestar por situaciones adversas por las que el país pasa. Este tema no es nuevo, desde años atrás se han organizados diversos grupos.

Hay variedades de grupos sociales o movimientos sociales, todos derivan del interés o porque deciden agruparse, en muchos casos podría ser para poder apropiarse de algo, es por eso que le concepto de movimiento social, no puede englobar a todo el conjunto que deciden organizarse, (Alba Shirley Tamayo, s.f.)

La mayor parte de estos movimientos se enfrentan a un mismo tema: la desigualdad, esta podría ser económica, social y laboral, entre los diversos grupos surgieron los movimientos obreros, movimientos estudiantiles, sindicatos y entre otros que se han dado en el transcurso de los años.

Asimismo, hay movimientos que movilizan a otros, es decir, son como refuerzos para que otros se puedan levantar o protestar por ellos, por ejemplos el tema feminista, ayuda a las protestas de la diversidad sexual.

Los nuevos movimientos sociales a diferencia de los movimientos clásicos por sus formas de luchas, métodos, acciones y reivindicaciones en El Salvador, sus ideales nacen en el contexto del enfrentamiento armado, pero llegan a consolidarse después de los acuerdos de paz, encontrando ahí una oportunidad política para conformarse como movimiento.

El movimiento social en nuestra realidad, implica procesos de desarrollo que denominamos fuerza social, la tendencia de los noventas, hasta nuestra actualidad, estos grupos sociales se han ido desarticulando, a tal grado que las fuerzas sociales han ido sustituyendo a los movimientos del país de ciertos sectores que solo fueron pronunciamientos coyunturales y otros como el caso del creciente levantamiento por el agua que busca la reforma constitucional sobre el derecho humano al agua que sería muy inmediato  denominarlo coyuntural (que solo quiere la reforma) o que pueda trascender a algo más sostenible en factores como la organización con objetivos colectivos,  trabajo comunal y tiempo.

La organización, identidad  e identificación e objetivos comunes son fundamentales para que los movimientos logren consolidarse, es decir que logren ser escuchados o que al menos sepan que están organizados con un solo fin. Aunque no todos los movimientos nacen en un mismo lugar, en ocasiones se retoma de lo que ha sucedido en otros países aplicándolo para pretender obtener los mismos beneficios.

“El Salvador había vivido cuatro años de relativa estabilidad política bajo el régimen del presidente Salvador Castaneda Castro, alrededor de 1948, hubo un incipiente desarrollo del comercio, industria e importantes movimientos culturales, el ambiente de libertad y democracia aún se sentía después de que unos años atrás hubieran llevado a derrocar al dictador Maximiliano Hernández Martínez por medio de la huelga general de los brazos caídos” (Luis R. Huezo Mixco, Desafiando los podere , 2017).

Pero que es un movimiento social; podría definirse como actores políticos de carácter colectivo, donde los ciudadanos se agrupan para formular demandas y buscar de esa manera solución a sus necesidades.

La protesta social es un fenómeno que se remonta a las primeras civilizaciones y representa uno de los motores de la historia de la humanidad. Sus primeros autores, Marx y Engels –en el contexto de las insurrecciones y revoluciones europeas del siglo XIX distinguían a los grupos sociales como “clases”, analizaban las contradicciones internas de las relaciones de producción que las vinculaban y sostenían, entre otros aspectos, que los conflictos que observaban eran producto de los antagonismos históricos entre ellas.

Las movilizaciones sociales salvadoreña, son como olas de grupos popular que han tenido diferentes alturas o intensidades. (Paul Almeida- Jefe del departamento de Sociología, Universidad de California – Merced, s.f.), es decir, que todos estos grupos que han surgido en los últimos años algunos han tenido éxitos y otros han fallado en el intento.

Alguno de los movimientos sociales que han surgido en El Salvador son:

Movimiento de Trabajadores 1946, en enero de ese mismo año, surgió la Ley General de Conflictos Colectivo de Trabajo, lo cual lentamente reactivo a los grupos laborales que habían sido reprimidos después de una apertura política de cinco meses en 1944.

La huelga de los ferrocarrileros: A finales de septiembre de 1946, los obreros de la unión de trabajadores de ferrocarrileros, buscaron la mediación del presidente Castaneada Castro, para mejorar solución al conflicto donde empresas nacionales manejaban una parte importante del sistema ferroviario en El Salvador. (Luis R. Huezo Mixco, Desafiando los poderes , 2017)

Concentración de campesino y estudiante pidiendo la renuncia del presidente José María Lemus en 1960: Quien fue un ejecutivo débil incapaz de tratar con las manifestaciones izquierdistas.

Movilización Obrera: En el periodo liberalizador de la administración de Oscar Osorio entre 1950 y 1951, fueron promulgadas leyes que legalizaron varias organizaciones sindicales entre ellas estaba el derecho a la huelga; en su campaña presidencial, José María Lemus, como incentivo al sector obrero prometió terminar con la prohibición de que los sindicatos se unieran en federaciones y confederaciones (Luis R. Huezo Mixco- Desafiando los poderes, 2017).

La huelga de ACERO S. A; en 1967, debido a que sus demandas no eran tomadas en cuenta, Los motoristas afiliados a la FUSS se lanzaron a la huelga. Lo hicieron como continuación de sus luchas por mejorar sus beneficios; exigiendo que su jornada laboral será de ocho horas algo que no se les aplicaba a pesar de estar vigente desde el año de 1950.

Acción colectiva Magisterial: 2 de febrero de 1968 los maestros de la Asociación Nacional de Educadores de El Salvador, junto a padres de familia escribieron un comunicado abierto al presidente Fidel Sánchez Hernández, entre los puntos más importantes el traslado de ps maestros al interior del país, el agravante salario que estaba siendo pagado de manera atrasada  y las amenazas que cerrar las escuela si seguían persistiendo. (Luis R. Huezo Mixco, Desafiando los poderes , 2017)

Bajo este escenario los maestros decidieron aumentar la presión sobre el gobierno realizando una gran marcha el 23 de febrero denominada Marcha de la voluntad popular.

Los movimientos sociales detuvieron sus demandas y movilizaciones durante el periodo que el gobierno salvadoreño se vio enfrascado en la llamada Guerra de las 100 horas con Honduras en julio de 1969.

La guerra de 1969, marcó el final de un periodo de crecimiento económico industrializado, crecimiento urbano, modernización y reformismo político bajo control militar. Y marco el inicio de una nueva etapa en la que lenta pero inexorablemente se gestó, a lo largo de una década, la mayor y más violenta crisis política en la historia republicana de El Salvador. (Luis R. Huezo Mixco, Desafiando los poderes , 2017)

El Salvador es un país pequeño donde mantener las cosas a la sombra nunca ha sido sencillo, por tanto, desde el ambiente político se había anticipado el golpe de estado, las diferentes propuestas se han mantenido durante los años, por los ciertos grados de injusticia que se han desglosados.

Los movimientos sociales, se han enfocado en la defensa de sus derechos tantos los trabajadores del campo, sindicato de docentes, estudiantes e incluso personas comunes que han protestado ante estos ellos, por ejemplo, la privatización del agua, la ley de reconciliación nacional, la ley de pensiones, todas está reflejando el problema que actualmente se vive en el país, por las que se busca soluciones.

Los movimientos sociales siempre tienen una ideología común en un sector, ya sea para favorecer al gobierno u oponerse, asimismo, es normal que en todos los países existan estos grupos, y depende la condición de los países, así serán la represaría de estos. La constitución del país en su artículo 1, define que el principio y fin de la actividad del estado es la persona humana, (Rómulo Reyes, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas, UNIVO, 2020).

Los diferentes movimientos sociales de obreros, sindicalistas, estudiantiles estos son considerados de adscripción. Los que conformaban estos grupos pertenecían a ellos, sin embargo, ahora eso ha cambiado quienes lo conforman personas independientemente si pertenecen o no los grupos solo siguen sus ideales. En los años de real movilización social (1975-1979), los movimientos habían abandonado los intentos de luchas parlamentaria.

Podría decirse que en el presente hay una falta de conducción visionaria por parte de los movimientos sociales. Desde la historia es fácil ver que ni los partidos políticos, ni los golpes de estados, ni la guerra, han logrado conquistar lo que el pueblo organizado obtuvo a lo largo de la historia de la movilización social.

Lo único que ha permanecido fue la lucha organizada de la gente, creciendo en madurez política, aunque son núcleos específicos los que lo han logrado, no la mayoría de la población, lo cual es algo imprescindible en este siglo XXI, si se piensa tener un El Salvador más justo e igualitario.

La finalidad de formar un movimiento se da con un solo objetivo y es hacer un cambio social, cambiar lo que está mal por algo mejor, la ciudadanía goza actualmente de libre expresión, capaces de decir esto no está bien; sin embargo, se ha perdido la noción de que es lo que se quiere.

Hubo muchos que murieron en fuertes concentraciones, estudiantes quienes perdieron la vida al querer revelarse con las injusticias del estado y que eran parte de movimientos sociales de los 80.

La represión por las olas de desigualdad que afectaban al país, salarios bajos para los maestros, el trabajo con excesos de horas, el poder que predominaba todo eso y muchas cosas más llevaron al país a revelarse;  sin embargo, eso aún se sigue haciendo solo que ahora con menos fuerzas ya no es de manera física, sino, de manera virtual.

La explicación de movilización salvadoreña desde la ortodoxia marxista se hace desde el paradigma de la lucha de clases sociales.

  • Los movimientos sociales deberían realizarse sin intereses personales, y más en pro de la sociedad. El estado desde el poder que el pueblo les otorgan deberían trabajar como lo establece el artículo 1 de la constitución de principio a fin en defensa de la ciudadanía salvadoreña.
  • El objetivo de esto es terminar con la fuerte desigualdad que se maneja desde antes de la guerra.
  • Los movimientos sociales son importantes para la vida democrática de cualquier país, si partimos del hecho que los movimientos sociales se han caracterizado como una expresión de las exigencias, necesidades y disgustos de la sociedad, entonces podemos determinar que esto no desaparece fácilmente, sino, que están en diferentes modos de expresión, desde algo pasivo, hasta una activa.
  • Referencias

Alba Shirley Tamayo. (s.f.).

Luis R. Huezo Mixco- Desafiando los poderes. (Noviembre de 2017).

Luis R. Huezo Mixco, Desafiando los poderes . (Noviembre de 2017).

Paul Almeida- Jefe del departamento de Sociología, Universidad de California – Merced. (s.f.). https://mobile.libreriauca.com/paul-almeida–2.

Rómulo Reyes, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas, UNIVO. (2020). San Miguel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *